IFOP » Noticias » Instituto de Fomento Pesquero entrega resultado de investigación sobre especies nocivas
Instituto de Fomento Pesquero entrega resultado de investigación sobre especies nocivas
6 abril, 2016

Instituto de Fomento Pesquero entrega resultado de investigación sobre especies nocivas

11:28 11Wed, 06 Apr 2016 11:28:37 +000037.

El estudio se realizó en las bahías de Colcura, Tubul, Llico y Coliumo.

El Instituto de Fomento Pesquero, realizó la entrega de los resultados del  proyecto “Catastro de especies nocivas en bahías selectas de la región del Bío Bío”.  Está inserto en el Convenio de Desempeño 2015: Asesoría Integral para la Pesca y Acuicultura 2015-2016, que  IFOP desarrolla  en convenio con la Subsecretaría de Economía y Empresas de Menor Tamaño.

El estudio se inició en enero de 2015 y finalizó en marzo de 2016. Contó con un presupuesto de $ 96.597.426. El objetivo general fue complementar el catastro de especies fitoplanctónicas nocivas del país.

Una floración nociva corresponde a una proliferación de una microalga que puede causar la muerte masiva de peces y una gran variedad de otros organismos, contaminar los mariscos con toxinas y alterar los ecosistemas, de manera que los seres humanos las perciban como dañinas o nocivas. Los impactos que ocasionan sobre el hombre y sus actividades, incluyen intoxicaciones por consumo de mariscos, que pueden ser fatales; mortandades masivas de organismos marinos en el ambiente natural y en sistemas de crianza o engorda; alteraciones de los hábitat costeros y por ende, perturbaciones en los sistemas social y económico.

Resultados del proyecto e importancia para la pesca y la acuicultura de estos

Los resultados de fitoplancton cualitativo y cuantitativo mostraron 70 especies de microalgas dominadas principalmente por diatomeas.

Se detectó la presencia de las microalgas nocivas Alexandrium ostenfeldii y Dinophysis acuminata; y potencialmente nocivas Pseudo-nitzschia cf. australis y P. cf. pseudodelicatissima, que estuvieron presentes durante gran parte del periodo con niveles de abundancia relativa entre raro y extremadamente abundante. Las dos primeras son dinoflagelados y las dos últimas diatomeas. Estas microalgas están asociadas a toxinas marinas, A. ostenfeldii a tres tipos de toxinas conocidas como espirólidos, veneno paralizante y gimnodiminas; D. acuminata ha sido asociada a dos grupos de toxinas, ocadaatos: ácido ocadaico y dinofisistoxinas (veneno diarreico de los mariscos), además de pectenotoxinas; y las especies de Pseudo-nitzschia han sido asociadas al ácido domoico (veneno amnésico de los mariscos).

Los promedios de abundancia relativa más altos de estas microalgas estuvieron principalmente en los meses de verano e inicio de primavera. No se identificaron quistes de resistencia correspondientes a especies de Alexandrium. Sin embargo en un estudio previo, efectuado por el propio Instituto durante 2012 en la misma área de estudio, se detectó, en muestras de sedimentos, la presencia de quistes de resistencia de A. ostenfeldii.

En enero 2016 se confirmó la presencia de A. ostenfeldii por análisis molecular en tiempo real (PCR) con estimadores de abundancia relativa bajos en casi todos los sitios de muestreo. Además, con esta misma técnica se identificó a la especie Alexandrium catenella en la bahía de Coliumo para el mismo mes, no obstante que no fue detectada mediante microscopía de epifluorescencia.

Los resultados de análisis toxicológicos con técnicas oficiales registraron muestras positivas para toxinas lipofílicas al aplicar el bioensayo para veneno diarreico de los mariscos (VDM) en gran parte del periodo de estudio, aunque análisis por cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas (HPLC-MS) no registraron la presencia de toxinas lipofílicas. Sin embargo, con esta última técnica no se incluyó el análisis de toxinas conocidas como espirólidos, por lo tanto no se descarta la presencia de esta toxina, dada la presencia en las muestras de agua de A. ostenfeldii, fuente primaria de esta toxina.

Los resultados de este estudio confirman la presencia de microalgas nocivas, toxinas y condiciones hidrográficas que pueden ser relevantes para la pesca y acuicultura en la región del Bío Bío. Una situación con un impacto notoriamente mayor ocurre en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes donde se han comprobado floraciones nocivas de diversas microalgas afectando a peces y moluscos en cultivo y bancos naturales de mariscos.

Los resultados obtenidos obligan a fortalecer la prevención para proteger la salud pública y minimizar los impactos sobre actividades productivas, para ello las acciones de monitoreo y la educación pública son herramientas claves en las áreas que son afectadas por eventos de microalgas nocivas.

Compartir en